10 octubre 2006

Amenazaron a los hijos de una ex desaparecida, y cumplieron

"Vamos a completar lo que nos pidieron"


LA PLATA, 10 OCT.- El novio de una de las hijas de la sobreviviente de la dictadura María Cristina Saborino -detenida desaparecida en 1977 y mantenida en cautiverio en el Pozo de Banfield- fue agredido a cuchilladas por dos hombres a metros de la casa de su novia y lo acusaron de “zurdito de mierda”. El joven había sido amenazado a través de un email remitido a una hija de Saborido, luego que replicara la carta del ex presidente de facto Reynaldo Bignone. Ese mail no fue la primer amenaza que recibió la familia: ya les habían dicho en un correo "vamos a completar lo que nos pidieron". La fiscal Marcela Juárez, les dispuso una custodia policial.

El joven –de quien la familia pidió reserva del nombre- fue agredido por dos hombres a las 4.30 de ayer, cuando volvía de acompañar a su novia hasta su casa de Adrogué, localidad del distrito de Almirante Brown. El yerno de la sobreviviente del Pozo de Banfield, fue atacado a dos cuadras de la casa, lo tajearon en el brazo y dieron explicaciones de la agresión: “zurdo de mierda”, le espetaron entre otros insultos, señaló la familia a Quenosparió!.

El muchacho había sido amenazado a través de un mail -al que este medio tuvo acceso-, recibido por Agustina Tula, una de las hijas de Saborido: “al zurdito del novio de tu hermana lo tenemos enlistado también ya vas a ver lo que le hacemos”, señalaba la misiva electrónica.

El ataque al joven es el primero que se concreta en medio de las andanadas de amenazas que se produjeron en los últimos días a jueces, funcionarios judiciales y de gobierno, y personalidades de los derechos humanos. La familia denuncia que la amenaza llegó el domingo último luego que Cristina Saborido redactara un carta abierta que envió en cadena de mails en respuesta a las declaraciones de Reynaldo Bignone en las que el represor llamaba a terminar lo que ellos no pudieron.

El mail que había amenazado a la familia fue recibido por Agustina Tula y remitido a nombre de “memoria COMPLETA”. El texto amenazante decía: “zurda de mierda cuidate porque te vamos a meter picana hasta en el orto, y cuida a tus hermanos porque tambien se la tenemos jurada y al zurdito del novio de tu hermana lo tenemos enlistado tambien ya vas a ver lo que le hacemos”. Y terminaba con un rotundo “VIVA LA PATRIA”.

En diálogo con este medio, Agustina señaló “cuando recibí ese último mail supe que algo estaba mal, porque había un dato que nadie podía saber: nombraba al novio de mi hermanita y no podían saberlo”, explicó la joven de 28 años.

Agustina es la segunda hija del matrimonio Saborido y Tula, dos ex detenidos desaparecidos que sufrieron cautiverio en los centros clandestinos de detención del Pozo de Banfield y el Pozo de Quilmes. Junto con Martina, de 30 años, Javier, de 24 y Victoria de 16, viven en Adrogué con su madre.

Aunque Cristina Saborido no es testigo en ningún juicio, “siempre estuvo vinculada a los derechos humanos –contó agustina-, y nosotros siempre la acompañamos”, remarcó.

La saga de amenazas que terminó con el joven agredido a cuchilladas comenzó con un mensaje que la familia recibió la semana pasada en el que les decían “vamos a terminar con lo que nos pidieron”, una obvia referencia a la carta de Reynaldo Bignone. El sábado, Cristina decidió difundir su carta y el domingo recibieron el último mail.

“Hoy mi casa es un caos: hasta que no tengamos custodia mi hermanita no sale de la casa ni para ir a la escuela. Mi vieja hizo un retroceso de 30 años y tiene mucho miedo”, señaló la joven.

A través de un mail en cadena, la familia señaló que “lamentablemente somos la primer familia atacada en democracia luego de reiteradas amenazas les pedimos que se difunda este mail para que el país se entere de lo que esta sucediendo no solo quieren desaparecer a Julio López”.

La denuncia fue realizada a las 9 de ayer en la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) N°19, a cargo de Marcela Juárez, del departamento judicial de Lomas de Zamora, y la causas fue caratulada como "amenazas y lesiones". Esta mañana la fiscal Juárez les confirmó custodia policial a toda la familia, señaló Agustina Tula.

Pablo Roesler

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Zarpado. Los fachos siguen sueltos. Difundir e informar estos casos es la mejor forma de pararlos, al menos por ahora.

Minerva del Aire dijo...

Primero pensé que con lo del tal López solamente se trataba de meterun poquito de miedo, yo pensaba "No van a volver estos hijos de puta, las cosas han cambiado...". Y sinceramente no lo digo porque ahora estemos en democracia, la pindonga!!! qué democracia!!! si la gente la pasa mal. Pero la veradad es que ahora se me ponen los pelos de punta, qué nefastos, qué personas de mierda que ya no son personas.............lástima que lo único que puedo hacer es seguir escribiendo, pero bueno, eso mismo haré.
Lindo tu blog, gracias por visitarme!!!

ventanadelaire dijo...

Adhiero a ambos comentarios. Cuánta mierda, verdad?. Fuerza y saludos.